17 de julio de 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Fuerte impacto de las medidas de Milei en las tarifas

Se trata de usuarios del servicio eléctrico y de gas natural que dejarán de tener subsidios a partir de enero. El futuro del Plan Gas.ar

Afectará a 35 millones de argentinos, usuarios del servicio eléctrico y de gas natural quienes dejarán de tener subsidios a partir de enero. El futuro del Plan Gas.ar

La devaluación con ajuste anunciada por el ministro de Economía, Luis Caputo, afectará a poco más de seis de cada diez hogares usuarios de los servicios públicos de gas natural y energía eléctrica. Las medidas que habían sido enunciadas el domingo por el presidente Javier Milei, hoy por la mañana fueron confirmadas por el vocero presidencial, Manuel Adorni, quien manifestó que entrarán en vigencia a partir del primero de enero.

El tarifazo a partir de enero afectaría a 35 millones de argentinos

Sin referirse a detalles ni montos Adorni subrayó que “vamos a focalizarnos en la demanda y no en la oferta”. Anoche Caputo fundamentó las decisiones gubernamentales en que “hoy el Estado sostiene artificialmente precios bajísimos en tarifas energéticas y transporte a través de estos subsidios. La política siempre lo ha hecho porque de esa forma engañan a la gente haciéndoles creer que les ponen plata en el bolsillo. Pero como todos los argentinos ya se habrán dado cuenta, estos subsidios no son gratis, sino que se pagan con inflación. Lo que te regalan en el precio del boleto te lo cobran con los aumentos en el supermercado. Y con la inflación son los pobres los que terminan financiando a los ricos”.

Impacto en las tarifas

El ministro Caputo precisó que el gobierno reducirá los subsidios a la energía. Aunque evitó brindar detalles de cómo impactará en el aumento de tarifas y si continuará la segmentación implementada por el gobierno de Alberto Fernández.

Retirar completamente los subsidios al gas natural y la energía eléctrica, tal como anunció ayer Caputo y confirmó hoy Adorni, afectará en promedio al 64% de los hogares de ambos servicios, quienes hoy se benefician con algún tipo de subsidio.

El 66% de los usuarios del servicio eléctrico a nivel nacional hoy percibe algún subsidio. Son 10.530.801 hogares. Del mismo modo, el 62%, de los usuarios de gas 5.780.220 hogares.

Electricidad

El 48% de los usuarios del servicio eléctrico de Argentina pertenecen al segmento de bajos ingresos (N2), el 18% al de ingresos medios (N3) y el 34% son considerados como de ingresos altos (N1). De todos ellos, los hogares de altos ingresos no reciben subsidio. Los de ingresos medios tienen subsidiado un bloque de consumo de hasta 400 Kwh.

Mientras que los de ingresos bajos reciben subsidio por todo su consumo. De modo que el 66% de los hogares deberían afrontar la tarifa completa. Se trata de 10.530.801 familias, es decir alrededor de 35 millones de argentinos, según el último informe del Observatorio de Servicios Públicos de la Universidad Nacional de La Plata.

Respecto al servicio público de gas natual: el 38% de los hogares son de altos ingresos (N1); el 37% de ingresos bajos (N2) y el 25% de ingresos medios. El 62% debería afrontar la tarifa completa. Son 5.780.220 hogares en todo el país: poco más de 20 millones de personas.

¿Plan gas?

En caso de que el gobierno defina dejar de guiar al mercado a través de políticas públicas como el Plan Gas.ar el impacto podría significar un grave retroceso para la balanza comercial.

Hoy el Estado nacional con esa política de fomento a la producción abona un precio diferencial a las productoras. Así es que los usuarios pagan un precio menor en sus domicilios. Y las generadoras eléctricas igual. CAMMESA, la compañía que administra el sistema eléctrico nacional, tiene disponible más gas para reemplazar el gasoil importado. Y Energía Argentina (la ex Enarsa) también con lo que reemplaza los barcos de Gas Natural Licuado.

Retirar completamente los subsidios al gas natural y la energía eléctrica afectará en promedio al 64% de los hogares de ambos servicios

El Plan Gas.ar sobre cumplió sus objetivos y las productoras tienen tanto excedente que fue necesario construir el gasoducto Néstor Kirchner (GPNK), más la reversión del Norte y otras obras que complementan.
A lo que se suma un beneficio extra el gas natural que reemplaza a otros hidrocarburos más densos en la generación eléctrica produce menor contaminación. Además se trata de gas que proviene de nuestras cuencas lo que también reduce las emisiones de CO2.

Todo ello hoy está en un tembladeral hasta que el gobierno precise cuál será el alcance del “no hay plata” en materia del imprescindible gas natural.

Temas de la nota:

Suscripción gratuita

Suscribite a las noticias de
Sector Energético