11 de julio de 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Avanza Gasoducto Néstor Kirchner con 3.000 puestos de trabajo directo en distintos frentes de obra

La construcción del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK) alcanzó en los últimos días de marzo un pico de ocupación con más de 3.000 trabajadores distribuidos a lo largo de los distintos frentes en que se encaró el tendido de 573 kilómetros de caños.

El impacto de los trabajos se refleja no sólo en quienes están afectados directamente al trazado del gasoducto, sino también en otros 10.000 puestos indirectos a cargo de decenas de pymes proveedoras de bienes y servicios. También disparó la activación de las pequeñas economías de localidades cercanas a la traza del gasoducto, lo que genera otros 40.000 puestos de trabajo indirectos en casi todos los rubros: desde el inmobiliario, el gastronómico o el transporte, entre muchos otros que se benefician por la circulación masiva de personas.

Las empresas contratistas de los tres renglones en que Enarsa dividió la obra movilizaron 1.300 equipos en tiempo récord, incluyendo la última tecnología disponible en el mundo como las plantas de doble junta y equipos de soldadura automática, inéditas en el país, a lo largo de la traza que atraviesa cuatro provincias: desde la planta de tratamiento de gas en la neuquina Tratayén, emplazada en el corazón de Vaca Muerta, pasando por Río Negro, La Pampa, hasta la localidad bonaerense de Salliqueló.

“Por la magnitud de los trabajos hay muchas tareas que se llevan adelante en simultáneo en los distintos frente de obras y que, coordinadamente, deberán conducir a concluir el gasoducto en la fecha prevista del 20 de junio”, explicó Ricardo Desimone, jefe de Inspección de la firma estatal Energía Argentina. “Se avanza con ritmos que vienen acelerándose tras la puesta a punto de los equipos pesados de hasta 40 y 50 toneladas que en varios casos se utilizan por primera vez en la Argentina”.

El tendido de caños de 573 kilómetros de extensión cuando entre en operación permitirá incrementar en 22 millones de metros cúbicos diarios (MMm3) la capacidad de transporte de gas desde Vaca Muerta hacia el centro del país.

La obra encuentra no sólo los desafíos imprevistos de cualquier mega construcción, sino que también se debe resolver el avance de la obra sobre las características propias del terreno, que incluye el cruce de rutas y caminos, vías de ferrocarril, cursos de agua y el paso por los tendidos de transporte eléctrico de media y alta tensión.

Un ejemplo de esto es la tarea ya ejecutada en el cruce de la ruta nacional 35, en La Pampa, por la cual el ducto debió pasar a unos diez metros por debajo del traza, para no interrumpir el tránsito por esa arteria considerada vital para la región.

Lo mismo ocurrirá a la altura de kilómetro 90 de la traza: el caño pasará por un túnel de 1.000 metros de extensión que se cava por debajo del lecho del río para lo cual se subcontrató a una empresa especializada en perforación horizontal dirigida, una tecnología que se utiliza en grandes obras de infraestructura e ingeniería.

Se trata de más de 200 cruces especiales de los cuales el más grande es atravesar el cauce del río Colorado, que sirve de límite entre Río Negro y La Pampa.

Temas de la nota:

Suscripción gratuita

Suscribite a las noticias de
Sector Energético