17 de julio de 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Alemania comienza a salir de la crisis energética de la mano de la baja de precios

Alemania, uno de los países más impactados por la reducción y corte del suministro de gas por parte de Rusia tras la invasión de esta a Ucrania, comenzó a registrar una fuerte caída en los precios de la energía y los combustibles al iniciar el año de la mano de los subsidios estatales y la sustitución de importaciones.

Sólo durante los primeros tres meses de este año, los costos de la energía en los hogares bajaron un promedio de 18% anual, según un análisis del portal de comparación Verivox difundido por la agencia DPA.

Esta caída abarca el gasto conjunto de calefacción, electricidad y combustible. Se trata del primer descenso en dos años pues los costos, anteriormente, habían subido durante ocho trimestres seguidos, incluso antes de comenzar la guerra.

“Además de los descensos de precios en los mercados de commodities, los frenos implementados por el Gobierno a los precios de la energía también supusieron un alivio significativo”, explica el análisis.

Entre otras medidas, Berlín invirtió 55,5 mil millones de dólares en un paquete de medidas que incluye un tope a los precios de gas de los hogares hasta el 80% del consumo.

Del mismo modo, recurrió a múltiples contratos para sustituir el gas ruso a través de buques de Gas Natural Licuado (GNL) desde países como Qatar o Emiratos Árabes Unidos, y para ello, construyo en un tiempo récord tres terminales para recibir las embarcaciones.

Según Verivox, los costos energéticos de un hogar promedio en el cuatro trimestre de 2022 fueron de US$ 7.791 anuales, que bajaron en el primer trimestre a US$ 6.401.

En el cálculo se toma un promedio de calefacción de 20.000 kilowatts por hora (kw/h), 4.000 kw/h de electricidad y un kilometraje anual de 13.300 km.

Además de los subsidios y las nuevas fuentes de suministro, los precios mayoristas del gas — que se refleja en los minoristas- bajaron ante un invierno boreal que se reveló menos duro del esperado.

Según los cálculos de Verivox, los subsidios y topes estatales fueron fundamentales: sin ellos los costos hubieran bajado un 8% en lugar de un 18% en el primer trimestre, ubicándose en US$ 7.178.

En tanto, en lo que respecta específicamente al precio del combustible, el valor promedio de la nafta premium se situó en marzo en US$ 1,91 y el del gasoil en US$ 1,87.

Según el Automóvil Club Alemán (ADAC), esto representa 42 centavos menos para el gasoil que hace un año y más de 30 menos para la nafta, e implicó el primer descenso interanual desde que estalló la guerra.

De todas formas, señalaron que esto se debe al efecto de la base comparativa dado que marzo de 2022 — primer mes con la guerra- fue un período de fuertes alzas y, en lo que va de 2023, la nafta tendió a encarecerse.

“La normalización esperada está progresando y creo que continuará”, dijo el experto en mercados de combustible del ADAC, Jürgen Albrecht, quién estimó que hay aun más “margen” para que la nafta baje antes del verano europeo.

Temas de la nota:

Suscripción gratuita

Suscribite a las noticias de
Sector Energético